¡Hola familias! Soy Henry y me estreno en este post hablando de una de las cosas que más me apasionan: la música. Sin duda, necesitamos poner banda sonora a nuestras vidas, diferentes sonidos y diferentes letras dependiendo del momento, pero música siempre, y así algunas canciones quedarán grabadas en nuestra memoria junto a los recuerdos más especiales.

Independientemente de que nos guste un estilo u otro, nos podemos aprovechar de este compañero musical para exponer a nuestros chiquitines a una fuente nativa de inglés. La oferta es muy variada, así que no habrá problema en encontrar el disco adecuado, pero cada minuto que nuestros peques pasan escuchando el idioma de las islas británicas, es un minuto que están mejorando su listening y su pronunciación, y cuanto más pequeños mejor. No puedo evitar sonreir cada vez que escucho a mi enana de 3 años cantar las nursery rhymes (hablaremos de ellas en otro post) en inglés. Y no es sólo por la gracia que tienen a su edad, sino porque veo que está interiorizando el idioma de manera natural, lo que supone que lo entenderá y lo hablará mejor sin necesidad de pasar horas interminables de estudio porque que yo sepa, ella no ha pasado dos horas estudiando la letra para poder cantarla. Por tanto, os animo a que bailéis, cantéis, tarareéis o simplemente escuchéis mucha música con vuestros hijos y si es en inglés, mucho mejor, porque además de divertiros y crear un ambiente más agradable, los pequeños estarán desarrollando sus habilidades con el idioma sin darse cuenta.

Y puestos a crear ambiente con la música, ¡qué mejor época que la Navidad! A partir de estos días del final de noviembre, nosotros ponemos música navideña todas las mañanas de cada fin de semana o festivo, que por suerte, hay unos cuantos en diciembre 🙂 y entre semana todas las tardes. Tenemos un montón de villancicos populares y discos navideños en español y con este post no digo que no podáis ponerlos, porque son parte de nuestra historia y de nuestros recuerdos, pero también tenemos que aprovechar el momento para buscar algo en inglés que ponga la guinda a la atmósfera navideña que buscamos en casa. Y aquí es donde viene mi recomendación: “Everyday is Christmas” de Sia.

Desde que salió en 2017 el álbum navideño de Sia, no he parado de ponerlo en Navidad y también fuera de esta época, porque me parece sensacional. Por lo general, los discos navideños me parecen un tanto forzados o costumbristas, pero el de la australiana es como el soplo de aire fresco que sientes cuando sales al porche de una cabaña perdida en una montaña nevada el día de Navidad. Con una gran variedad de sonidos, Sia va hilvanando una melodía navideña que se cuela por los ojales de nuestros oídos y corazón, ya que transmite alegría y emoción y conecta tanto con adultos como con niños. Las canciones no son nada estridentes y la sonoridad conseguida en la producción llega muy bien a los más pequeños, por lo que me parece un disco perfecto para poner en casa. Y aunque no lleguen a entender las letras tampoco hay que olvidarse de ellas. En este disco, además de los típicos mensajes navideños nos encontraremos otros más profundos como el de “puppies are forever”, porque los cachorros son para siempre, ¿verdad?

Aunque sea un disco del 2017 sigue siendo muy fácil de encontrar. Es más, ahora gracias a las plataformas digitales ya no hace falta ni comprarse el disco para disfrutar de buena música. Por suerte, este es uno de los discos a los que puedes acceder a Amazon Music sin necesidad de tener que suscribirse a Amazon Music, aunque sí tienes que tener una cuenta de Amazon Prime. Una de las cosas que más me gusta de Amazon Music es que en muchos de los álbumes, tiene una opción para que puedas ir viendo la letra según avanza la canción, por si alguno os animáis a cantarla a la vez que suena 🙂

 

 

La música es uno de los mayores tesoros que podemos compartir con nuestros hijos/as. Son varios los estudios que sugieren una vinculación entre la música y el desarrollo cognitivo a edades tempranas, aunque lo que más me gusta es que tenemos en nuestras manos una herramienta fabulosa para crear momentos especiales que quedan grabados para siempre. No hace falta apuntarles a clase de piano o violín, de hecho, siempre he pensado que lo ideal es que nos lo pidan ellos como cuando yo hice con 10 años y les dije a mis padres que quería estudiar música y tocar el piano. Pero para que uno de nuestros enanos nos lo pida, antes tiene que haber estado expuesto a la música y cuánto más variada mejor, desde jotas aragonesas hasta los Beatles, para que en su interior surja esa inquietud que le traerá un sinfín de beneficios. Y si gran parte de la música que escuchan son de habla inglesa, además de alimentar el alma con sueños musicales, estarán reforzando su inglés disfrutando, que es lo que tienen que hacer nuestros niños.

Aprovecho una de las canciones de la protagonista de nuestro post para despedirme: “Christmas is waiting for you”, así que no le hagamos esperar y dadle al play. Yo voy a hacerlo ahora mismo 🙂

Y ahora, a seguir navegando en inglés por casa.

¡Gracias por leerme!