¡Hola familias! ¿Qué tal el período navideño? Espero que hayáis podido disfrutar mucho de los peques, además de aguantar alguna que otra rabieta (ya sabemos que estas etapas de 0 a 7 tienen sus cosillas, especialmente de 0 a 3).

Bueno, el post de hoy va enfocado más a los papás y mamás que tenéis algún peque ya en primaria, pero si aún no, no está de más que leáis esto y os concienciéis un poquito de lo que viene después.

Muchos me habéis hecho las mismas preguntas a través del formulario de contacto y me habéis pedido un post al respecto. Hoy voy a aclarar alguna cosita que preocupa mucho a las familias, ya que en el cole me lo preguntan también mucho: las notas y las academias.

Cuando llegamos a primaria ya no tenemos las valoraciones trimestrales cuantificadas con un “adquirido” o “en proceso”, sino que empezamos a ver números de 0 a 10 para todas las áreas escolares. En general, como empezamos en primero y son muy pequeñitos, muchos profesores tienden a dar notas altas (de 7 a 10) a muchos de sus alumnos/as porque se valora de manera importante la participación en clase y la realización de las tareas. De hecho, ésto suele ser así casi siempre en el primer ciclo (primer y segundo curso). Cada docente tiene unos criterios de calificación, que en general son compartidos por cada nivel y/o ciclo, y como digo: la participación, comportamiento y realización de las tareas en sí tienen un peso importante. Sin embargo, lo que solemos evaluar los profes de lengua inglesa es fundamentalmente el aprendizaje: comprensión y expresión oral; conciencia fonológica; y, comprensión y expresión lectora cuando entra en juego la lecto-escritura. Por lo tanto, las calificaciones pueden ser más bajas de lo esperado.

¿Es tan importante la calificación numérica en primaria?

La nota es muy importante familias: para acceder a la universidad. 🙂

Bromas aparte, muchas familias me piden tutorías al terminar el primer trimestre porque sus hijos/as tiene un 5, un 6 o un 7 y como van a la academia de inglés, a los papás y/o mamás les preocupa que su hijo/a no esté aprovechando el tiempo, que en la academia no trabajen bien o que quizá sea el profe el que no hace bien su trabajo. Papás y mamás, tranquilidad. Un aprobado es un aprobado. No podemos estar trasladando a los pequeños/as la idea de que un 5 es poco. Está bien enseñar a superarse y a esforzarse, pero no construyamos ideas erróneas en la mente de los peques: lo importante no es la nota, sino aprender y disfrutar en clase. Cuánto mejor se lo pase en las primeras etapas, mejores resultados obtendrá en las enseñanzas medias y superiores.

 ¿Si va a la academia aprobará con buena nota?

Desde ya, os adelanto que la respuesta a esa pregunta es “no”. No tiene por qué, aunque todo suma.

Resumiendo mucho, las academias de inglés tienen dos tipos de formato:

  • Las que tienen un programa de estudios propios con sus propios niveles y sus propias normas: ellos deciden cuando se introduce la lecto-escritura (suele ser más tarde que en el colegio), hasta qué nivel pueden aceptar alumnos/as que no estén con ellos desde los 2 años (suele ser la edad de partida, aunque algunas empiezan incluso antes) y un sinfín de cosas más. Vamos, que hacen su programa educativo con objetivos para cada nivel y evalúan (y por tanto dan esa información a los padres y madres) según sus objetivos marcados que no coinciden con los objetivos marcados por el profesor/a de inglés del colegio. Por lo tanto, no tiene sentido decirle al profe del cole “mi Paquito va fenomenal en la academia y aquí ha sacado un 4, ¿cómo es posible?”, porque no tiene nada que ver una cosa con la otra. Ahora bien, el inglés que Paquito practique en su centro de inglés fuera del cole le beneficiará sin duda, ya que todo suma como decía anteriormente.
  • Las academias que se centran en la preparación de los exámenes oficiales de instituciones como Cambridge y las que realizan refuerzo escolar (como haría un profesor/a particular). A menudo, estas dos funciones se hacen en un mismo centro de estudios, pero a veces hay academias que se centran en uno solo de los dos. Si Paquito tiene un profesor/a particular o va a la academia para reforzar el inglés del cole y aún así obtiene resultados inferiores al 5, habría que ver qué está fallando ahí (siempre sería conveniente que se realizase una coordinación con el profe del colegio para ayudar a Paquito). En el caso de llevar al peque a una academia o con un profesor/a particular para mejorar en el cole, hay que tener en cuenta que los objetivos que se persiguen son los mismos que en el colegio, por lo que, como digo, debe haber información clara de qué se está haciendo en el colegio y de en qué destrezas encuentra más dificultades Paquito.

 

Y entonces, ¿cuándo empiezan a surgir las dificultades en inglés? 

Depende de los peques, de lo expuestos que estén al idioma desde chiquitines y de la motivación que se genere en ellos desde infantil. Según mi experiencia, las dificultades pueden presentarse cuando se introduce la lecto-escritura. Especialmente, cuando hay algún problema ya en la lengua nativa, ya que esas dificultades suelen transferirse a la lengua extranjera. La lecto-escritura en inglés es compleja dado que nos encontramos, al igual que en francés, ante una “lengua de ortografía profunda” en contraposición con el español o el italiano que son “lenguas de ortografía transparente”. Esto implica que es mucho más difícil de codificar y que requiere de más tiempo para la asimilación de las grafías (signo gráfico que representa un sonido en la escritura) y la decodificación de los sonidos en sus diferentes grafías. Por esta razón en Inglaterra se tarda mucho más en aprender a leer y los alumnos disléxicos allí cometen muchos más errores y leen de manera muy fatigosa. De hecho, “la transparencia de nuestra lengua” favorece que en España el número de disléxicos sea menor.  Esto es algo complejo y requeriría otro post para tratarlo más a fondo. Si lo véis interesante nos lo comentáis y lo lanzamos.

En la mayoría de los casos, los peques que muestran problemas con la lecto-escritura en inglés lo hacen a partir de segundo de primaria y porque generalmente no tienen adquiridas las estructuras de forma oral, es decir, que el trabajo previo que se ha hecho con ellos no ha sido eficaz por alguna razón (al margen como decía de otro tipo de problemas de aprendizaje, socio-familiares o de desventaja que pudiera tener un peque).

En la web vamos a habilitar una pestaña de recursos para familias donde os agruparemos todos los materiales que vamos poniendo en el blog para que los tengáis disponibles sin buscar los posts antiguos. Ya os adelantamos que vamos a incluir materia tanto para la iniciación de la lecto-escritura como para los alumnos que ya presenten dificultades, con la intención de echaros una mano en casa también. Os avisaremos a través del blog cuando lo tengáis disponible, será en breve…

Y nada más, hoy ha tocado un post un poco más técnico y menos práctico. Ya lo siento, jeje.

Familias, un abrazo grande y a seguir navegando en inglés por casa con esos peques tan maravillosos que tenéis.