¡Hola familias! Hoy vamos a hablar de los cuentos que podemos leer desde la cuna en inglés, para ir fomentando de manera natural el aprendizaje del idioma.

Y arrancamos por el principio, con los bebés desde el nacimiento. A menudo os dirán que es muy pequeño para leerle cuentos o para dejárselos al alcance. Pero os lo seguirán diciendo hasta que tengan unos dos o tres años.  Y ¿qué pasa antes? ¿Vamos a desatender esa necesidad tan humana de satisfacer la curiosidad? ¿De permitirles descubrir el mundo? ¿De dejarlos explorar e investigar? Pues ¡claro que no! Así que entre otras cositas que comentaremos en otros posts más adelante, hoy os animo a ponerles en las manitas cuentos desde la cuna. ¿Y qué cuentos podemos dejar cerca de los bebés? ¿Y si los rompen? ¿Y si se hacen daño? ¿Y para qué si ni se aguantan sentados aún? Vayamos por partes.

Los bebés van construyendo su lenguaje con todos los sonidos que perciben de su entorno, del mismo modo que les hablamos y les decimos cositas al cogerlos, al arrullarlos, al cambiarlos…. también podemos contarles un cuento cuando los tenemos en su hamaquita, en la cuna o en nuestros brazos. Mi propuesta es que también les contéis cuentos en inglés. No restrinjais el idioma, vamos a ayudarles a que se lo “lleven puesto de casa”

Cuando son tan pequeñitos podéis contarles el tipo de cuento que queráis, en realidad siempre se les puede contar cualquier cuento acorde a su edad en cuanto a la temática. La extensión la van a determinar ellos con su interés siempre. Probad cositas distintas. Si pierden el interés antes de terminar el cuento ya lo tenéis ahí: es demasiado largo. Siempre vale más contar varios cuentos pequeñitos, que no llegar a terminar uno largo. 🙂

UN PAR DE PREMISAS PARA ACOMPAÑARNOS SIEMPRE

Como primera premisa vamos a dejar establecido desde ya y para todas las edades que para contar un cuento en inglés no necesitamos tener libros específicos en el idioma. Eso sí, en función de la edad de los peques necesitaremos tener nosotros un mayor dominio del idioma. No será lo mismo contar una historia a un niño de tres años que ya demanda que “suceda algo” en la trama y que “se resuelva” de manera favorable a ser posible 😉 que a un bebé de 3 meses, donde utilizaremos palabras sueltas y frases cortas y sencillas. En esta etapa, en realidad, un cuento de imágenes con un vocabulario básico sirve para el fin perfectamente.

¿Y qué hacemos con esos cuentos en español o sin texto para bebés? ¡Inventemos una historia!

Pues lo vamos a trasladar al inglés. 🙂 Obviamente, si no tenéis ninguna idea sobre el idioma, esta idea no te sirve de mucho: los cuentos que tengas en español se leerán solo en castellano y los que tengas en el segundo idioma, en inglés. Sin embargo, con muy poquito nivel de inglés que se tenga ya podemos aprovechar en ambos idiomas los cuentos sencillos para bebés. Tened en cuenta que hablamos de cuentos muy sencillitos.

Y ¿cómo podemos aprovecharlos? Imaginemos por ejemplo que abrimos un cuento y tenemos la imagen de un conejito, normalmente sin texto o como mucho con la palabra “conejo” nada más. Seguramente los papás y las mamás les leeríamos a los pequeñajos algo así:

“mira, ¿qué es esto? ¡Es un conejito! ¡Hola conejito! Cariño, ¿qué está haciendo el conejito? ¿Está dormido? Noooo. Está comiendo ¡una rica zanahoria! Mmmm, ¡qué rica!  ( y si hay texturas o relieves en el dibujo añadiríamos mientras lo guiamos con la manita) Toca al conejito, cielo ¡Mira qué suave!”

Pues bien, vamos a hacer lo propio en inglés:

“Look! what is this? It’s a bunny! Hello bunny! Honey, what is the bunny doing? Is he asleep? Noooo, he is eating a sweet carrolT Mmmm, yummy! Touch the bunny, sweety. It’s so soft!”

Cada uno con sus recursos y sus ideas. Lo que os vaya saliendo de manera natural, sin obsesionarse por hacer traducciones literales o por ser demasiado descriptivo. A menudo menos es más. 🙂

También dejaremos establecido ya como segunda premisa para todas las edades, que me parece de lo más interesante, contar en casa con materiales tanto en inglés como en español, y que se puedan leer indistintamente en ambos idiomas. Hablaremos un poco más adelante de la creación del rincón o rincones de lectura en el hogar cuando comentemos los espacios más adecuados para los peques.

TIPOS DE CUENTOS PARA BEBÉS DESDE LA CUNA

Antes de nada, importante decir que no hace falta tener cuarenta cuentos de cada tipo. Y esto lo digo yo que me encanta estar rodeada de libros y que compro cuentos como aquel que come pipas… sin pensarlo dos veces 😉 Con unos pocos cuentos para que los bebés exploren es suficiente, luego iremos añadiendo a nuestra peque-biblioteca más historias de otro tipo.

Sin embargo también digo que aunque compréis muchos, unos cuentos tipo sonajero, de texturas o con sonidos para esta etapa de 0 a 6 o de 0 a 9 meses no se podría decir que es tirar el dinero, porque os aseguro que los peques irán creciendo y seguirán jugando y explorando con estos mismos cuentos, y os pedirán varias veces que se los contéis aun cuando tengan dos y tres años.

  • Libros-sonajeros-mordedor: además de cuento, sonajero para el peque 🙂 En mi experiencia los manipulan bastante y disfrutan mucho con ellos. Son libros de cartón que incluyen un pequeño sonajero y, generalmente, también un mordedor (aunque mis bebés terminaban usando el libro de cartón como mordedor).

    Los bebés a partir del mes comienzan a explorar con los sonajeros porque les permite tomar el control de lo que les pasa, hacer que las cosas sucedan a su alrededor. Los sonajeros en sí están en todas las cunas, en los coches, tirados por el suelo de la casa y en las sillitas de paseo. Son juguetes fundamentales en el desarrollo de los enanos estimulando los sentidos y mejorando su coordinación. El hecho de estar vinculados a un cuento les da un plus. Si bien, debemos tener en cuenta que el tamaño les puede hacer menos manipulables si tienen menos de tres meses. Aquí cada mami y cada papi que vaya viendo si se lo deja al peque sobre las piernas, en la cuna un ratito o se lo sostiene él/ella. Yo, siempre recomiendo supervisión, porque cada peque es un mundo y luego no sabemos cómo van a reaccionar. Si rechupetean o muerden el cartón, por ejemplo, no pasa nada, pero tampoco es cuestión de que les dejemos merendarse el cuento. No creo que les siente bien 😉

    Los libros-sonajero (como todos los cuentos para esta etapa) son muy sencillos, como decía, traen ilustraciones coloridas y una palabra impresa generalmente. Aquí es donde nosotros podemos hacer dos cosas: o bien les vamos simplemente nombrando los animales/transportes/juguetes/ropa que aparezca en el libro; o bien -como en el ejemplo que comentaba antes con el conejito-, nos inventamos un poco nuestra propia historia (cosa que recomiendo mucho porque da alas a la imaginación y contribuye a enriquecer más ese pequeño cerebrito que está descubriendo el mundo a través de sus padres y madres). Para que veáis un ejemplo de este tipo de cuentos os dejo estos dos ejemplos:

     

 

  • Libros de texturas: los hay de diferentes tipos, los que son de cartón duro con texturas, los de tela y los que combinan con sonidos también. La variedad de modelos no es demasiada pero la cantidad es infinita. Los de tela se pasan la mayor parte del tiempo en la boca del bebé. Les encanta chuparlos y apretarlos porque crujen. Todos los sonidos que ellos mismos puedan ejecutar les encantan. Como comentaba anteriormente, es un momento mágico cuando descubren que pueden influir en que pasen cosas.
 
    
  • Cuentos para la hora del baño: son de plástico y algunos incluyen por dentro texturas, sonajero… Los hay incluso cambian de color en el agua. ¡A los peques les encantan! Hay muchas opciones para enriquecer el baño de los peques e ir metiendo palabritas y vocabulario en inglés. Más adelante haremos un post sobre la hora del baño en inglés.
        
  • Y finalmente, libros con sonidos: también aquí un universo de posibilidades. A mí este tipo de cuentos me encantan para jugar en inglés, porque me permiten jugar con estructuras muy interesantes y muy cercanas a ellos en el momento de exploración desde el momento 2-3 meses y hasta más allá de los 3 años, como son: “how does the cow go?” (¿Cómo hace la vaca?); “Where is the car? (¿dónde está la vaca?); “What is this? It’s a cow. (¿qué es ésto? Es una vaca); etc. A los peques les encantan y a medida que van creciendo más. Muchos combinan sonidos y texturas. Y luego por supuesto están los cuentos con canciones infantiles y nanas. Os dejo también enlaces para que veáis ejemplos.
   

Y de momento como punto de arranque hasta aquí llegamos. Así que si aún no teníais una mini-biblioteca para los bebes de 0 a 6, 0 a 9 meses; ya tenéis ideas.

Si tenéis alguna dura o alguna pregunta, o si simplemente queréis una recomendación de un cuento más concreto, no dudéis en poner un comentario a este post y os contestaré lo más rápidamente posible. Que para eso estamos por aquí.

Un abrazo fuerte y a seguir navegando inglés en casa.