¡Hola de nuevo navegantes del inglés por casa! Qué frío está haciendo últimamente ¿verdad? Están las tardes algo desapacibles… Los días de lluvia y viento, como estamos teniendo últimamente, no apetece salir demasiado de casa, los peques pasan muchas horas jugando y debemos de limitar el ratito de la televisión así que los papás y las mamás tenemos que inventarnos actividades para entretenerlos. Lo mejor de todo ésto es que si buscamos algo que sirva para aprender también inglés, estaremos contribuyendo además al desarrollo de la segunda lengua de manera natural y divertida. Y al fin y al cabo, de lo que se trata siempre es de disfrutar y hacer del inglés algo más de nuestra rutina diaria. Insisto mucho en la palabra pero es que es así: hay que buscar que sea algo natural. Cuando empezamos con ellos desde muy pequeñitos a jugar con el inglés en casa todo se hace natural. Ahora bien, es muy difícil llegar a tu hijo de siete u ocho años y ponerle la televisión en inglés sin encontrar resistencias. Si nos oponemos frontalmente a esa resistencia con un niño mayor de 3 años, podemos conseguir al final el efecto contrario. Más adelante hablaremos de qué hacer ante las resistencias y sobre la televisión en versión original: dibujos animados en inglés sí, pero no todos valen.

En el post anterior hablamos sobre el estilo de cuentos que podíamos utilizar con los bebés de 0 a 6 o de a 0 a 9 meses aproximadamente, aunque ya os dije que en realidad luego siguen utilizando el mismo formato de cuento ” de iniciación” mucho más tiempo. Hoy vamos a centrarnos en peques un poquito más grades, niños a partir de dos años, y  sobre el que considero el primer juego de mesa para iniciar a los enanitos de la casa: el juegos de memoria (memory game). Los juegos de mesa son ideales para las tardes de lluvia en casita. 🙂 donde además de tener a los enanos con el coco conectado al inglés, pasaremos un tiempo muy especial compartiendo con ellos una experiencia que genera muy buen ambiente en el hogar. Además, como os digo, es la introducción de los chiquitines en el mundo de las reglas, los turnos y las normas de juego.

Antes de entrar en ello os informo de que si os suscribís, os enviamos un enlace para descargaros e imprimir un memory game sencillito de animales, concretamente de mascotas (como es algo nuevo, si ya estabas suscrito no te llegará, así que ponte en contacto conmigo y te lo envío)

Y ahora, ¡vamos con ello!

MEMORY GAME

Sencillísimo, familias. Todos hemos jugado a ésto alguna vez. Ya sabéis que los juegos de memoria consisten en encontrar las dos fichas o cartas que son iguales. Se van levantando por turnos y si no se acierta se deben volver a dejar boca a bajo sobre la mesa. Para este juego tan simple para nosotros y no tanto para los peques… tan solo necesitamos saber cuatro conceptos básicos en inglés y el vocabulario de las cartas/piezas del juego.

Normas básicas o instrucciones en inglés:
1. Mix up the pieces/cards
2. Lay them in rows, face down.
3. Turn over any two pieces/cards.
4. If the two cards match, keep them.
5. If they don’t match, turn them back over.
6. Remember what was on each card and where it was.
7. Watch and remember during the other player’s turn.
8. The game is over when all the cards have been matched.
9. The player with the most matches wins.

Como siempre, si los adultos que jugáis tenéis un cierto nivel de inglés, el que sea (bajo, medio o alto), váis enriqueciendo la actividad hablando de manera fluida y natural con vuestro nivel lenguaje, sea cual sea. No nos acobardamos porque nuestro inglés no sea muy bueno, sino que nos relajamos y exploramos la interacción con los peques sin otras preocupaciones. Haré un post en breve sobre este tema que tanto os preocupa a muchos, pero ya os adelanto que no, no váis a perjudicar al niño/a si hablás en inglés cometiendo errores. De hablar en inglés a/con vuestro hijo con vuestro nivel, el que sea; el pitufo/a solo va a obtener beneficios.

Si no sabéis nada de nada de inglés, hay que prepararse un poco la actividad con antelación. En función del juego de fichas/cartas que tengáis habrá que aprenderse los elementos que aparezcan. Yo hoy os recomiendo uno que tienen mis peques y que nos encanta a todos porque la verdad jugamos muchísimo con él (en la foto de cabecera de este post nos tenéis jugando en casa a él). Fue un regalo de nuestra prima Paz cuando vino de visita y no podemos estar más contentos. La enana tenía entonces 2 años y medio. Es de animalitos y os lo pongo el primero. Junto a él otro igual pero en la temática de Caperucita Roja, por si os gusta más.

    

Hay dos cosas que nos encantan. Primero, que son fichas de madera (no las típicas cartas de papel, aunque a ellas también juegan perfectamente), lo que nos añade curiosidad y destreza manipulativa para estos peques de 2-4 años- (A los 5-7 ya las cartas les van muy bien, aunque seguirán jugando con éste también). Y en segundo lugar, las fichas tienen un tamaño adecuado para no estar agobiados si el hermanito/a pequeño/a quiere andar enredando cerca (en cualquier caso recordad que siempre hay que estar supervisando, por si acaso). Aunque de 0-1 estos juegos nada y de 1 a 2 casi tampoco, los peques pueden estar por ahí manipulando y haciendo como que juegan con vosotros más tranquilamente que si estamos con otro tipo de juegos. En cualquier caso y aunque les iniciemos sobre los 2 años, tened en cuenta que será cuando pase medio año más que empezaremos a ver cómo empiezan a comprender la rutina, la norma y a tener la paciencia necesaria para jugar en mesa en general, y a un memory game en particular.

CUESTIONES PRÁCTICAS

Ahora vamos con tres cuestiones prácticas:

  1. Nosotros siempre quitamos parejas y jugamos con menos de las que hay. Como siempre, familias, sois vosotros los que conocéis a vuestros enanos y los que sabéis si podéis o no dar más o menos.
  2. Conviene además que en el transcurso del juego vemos un poco la evolución y no levantemos nosotros todas las parejas si no que facilitemos a los peques que vayan aprendiendo a observar y fijarse. Un peque de dos años a tres tiene que ir aprendiendo a jugar poco a poco. Al principio es normal que aparezca la frustración o que quieran jugar a coger todas las piezas y acumularlas en las manos. Debemos ir modulando poco a poco sobre todo si queremos que cojan cariño a la actividad y que quieran jugar a más cosas con nosotros más adelante. (En otro momento haremos un post sobre gamificación en inglés).
  3. Y por último, la tercera cuestión práctica, el lenguaje que más utilizamos es el siguiente:
    • Let’s play! (¡juguemos!)
    • It’s my turn (es mi turno)
    • It’s your turn (es tu turno)
    • Lift the wood piece (levanta la pieza de madera)
    • Turn it over (gírala)
    • Put it face up (ponla boca arriba)
    • Put them face down (ponlas boca abajo)
    • On the table (sobre la mesa)
    • On the chair (sobre el suelo)
    • On the rug (sobre la alfombra)
    • Put them face down again (ponlas boca abajo otra vez)
    • You are the winner! (¡eres el ganador/a!)
    • These two doesn’t match! (estas nos no coinciden)
    • Let’s do it again! (¡hagámoslo otra vez!)
  4. Os recomiendo que cada vez que se de vuelta a una ficha se diga en voz alta lo que es.

OTROS ESTILOS DE MEMORY GAMES

Como comentábamos, éste memory game que os recomiendo de Goula me encanta. En general los juguetes educativos de Goula me gustan mucho, tenemos varios. Sin embargo hay otras modalidades muy chulas. Aquí os dejo enlaces de dos más de tablero, en los que también se trata de manipular piezas pero que en este caso no contienen ellas mismas las ilustraciones sino que hacen de tapa de éstas. Los dibujos a emparejar están en una lámina que se inserta en el tablero de madera. Lo bueno es que los dos traen diferentes láminas para insertar con lo que tenemos varios juegos de memoria en uno. Da más posibilidades que el de las fichas de madera que os comentaba arriba. Bueno, los véis y vosotros mismos. 

    

Siempre os dejo enlaces de Amazon porque la verdad, nosotros compramos casi todo por ahí ya que nos resulta muy cómodo y funciona fenomenal, ahora que ni que decir tiene que cualquier juego que tengáis en casa es lo mismo, ¡lo importante es jugar en inglés! Y si no tenéis ni queréis comprar, siempre podéis fabricarlos vosotros mismos uno. El hacerlo tú tiene la grandísima ventaja de que utilizas el vocabulario que te interesa trabajar con los peques. Yo como profe de inglés ¡he hecho muchísimos! Pero la verdad, ahora mismo en casa valoro tener tiempo para otras cosas. Sigo haciendo cosillas pero hay que elegir, todo no se puede manufacturar. Así que si me dan cosas hechas… casi que mejor 🙂

Y hasta aquí el post sobre memory games, que ya véis que aun siendo algo muy sencillito, al final da para escribir un rato. ¡Ah! Y si aún no lo has hecho, recuerda: no olvides suscribirte y te enviaremos un memory game para que imprimas en casa y juegues a encontrar las parejas de mascotas con tus peques. (Si ya estabas suscrito ponte en contacto conmigo y te lo envío)

¡A seguir navegando en inglés en casa! ¡Nos leemos pronto!